Las reformas educativas... La educación a los pies de la burguesía (documental "La Educación Prohibida")


Periódico "El Comienzo",  ha expuesto este documento en diferentes escuelas con el fin de dar a conocer las afectaciones pedagógicas y laborales que conllevan las políticas aplicadas hacia la educación. Agradecemos a los compañeros que han abierto los espacios para brindar esta información, a la Federación de Estudiantes Campesinos y Socialistas de México (FECSM) en las escuelas de Teteles, Puebla; Cañada Honda, Aguascalientes; San Marcos, Zacatecas; a la Escuela Normal Superior de Michoacan (ENSM), a la Escuela Normal de Educadoras (ENE), Escuela Normal Indígena de Michoacán (ENIM), algunas primarias de Uruapan, entre otras.

 
Documental "La Educación Prohibida".

Introducción

El objetivo del presente escrito tiene la intención de aportar elementos básicos para la comprensión del significado de las actuales reformas educativas. Esperamos no ser alarmistas ni intentar causar desanimo entre nuestros lectores, pero creemos no exagerar cuando decimos que enfrentamos el fin del modelo de educación publica que se había venido aplicando por bastantes décadas y que había formado a una gran cantidad de generaciones, de profesores y alumnos de todos los niveles. No hablamos de un simple cambio de plan de estudios medianamente progresista por otro con tintes bastante conservadores y reaccionarios, en esta ocasión se trata de una de las mayores ofensivas contra lo poco de humanista y critico que aun conservaba el modelo educativo en nuestro país y desde luego, contra todos los trabajadores de la educación.

Lo curioso es que este nuevo ataque se nos presenta de nueva cuenta como algo “novedoso”, “original”, “probado” y una serie de adjetivos que no corresponden en forma alguna con su planteamiento de fondo. La raíz del asunto habrá que encontrarla en los modelos de educación conductista que se han venido aplicando en diferentes ocasiones en todo el mundo. Sobre todo es necesario seguir profundizando las increíbles similitudes del modelo basado en competencias con los modelos educativos de corte fascista y autoritario. Podrán decir muchos críticos, que el modelo que hoy plantea la Aliana por la Caliad de la Educación (ACE) no es de ninguna forma lo que nosotros sugerimos, que los modelos educativos de corte autoritario han desaparecido de las academias. Queremos aclarar a todos aquellos que se escandalizan de nuestra analogía que no nos referimos a la “forma” o a la envoltura de la reforma, para nosotros al igual que para muchos estudiosos del asunto el contenido básico del sistema basado en competencias y por ende en la lógica del premio y el castigo busca un control social mucho mas perverso que nos puede recordar pasajes de la celebre novela de George Orwell: 1984



Educación y Capitalismo

El sistema capitalista se caracteriza, principalmente, por querer generar mayores ganancias a pesar de todo lo que pueda implicar. Es tanta su hambre de riqueza que los grandes burgueses están dispuestos en hacer cualquier cosa para engrandecer aun más sus bolsillos a costa de la clase trabajadora. La degeneración social recae en gran parte en estos enfermos capitalistas. La pobreza, guerra, hambruna, miseria, crisis, violencia, guerra, prostitución, trata de personas, deterioro del medio ambiente, entre otras, son sólo algunos ejemplos de lo que puede llegar a hacer el burgués con tal de incrementar sus ganancias. El ámbito educativo, es otra más de sus múltiples ramas que utilizan con el afán de lucrar gracias a las necesidades del pueblo.
Preguntemos primero, ¿qué es educación? Una pregunta difícil de responder, ya que a menudo confundimos el concepto de educación con el proceso de aprendizaje. Podríamos definir educación como: el proceso de asimilación y transmisión de conocimientos a través del medio y las personas que nos rodean. La educación tiene la función de ayudar a la persona para que se desarrolle socialmente, fomentando principios de solidaridad, compañerismo, cooperación, etc.
Históricamente se ha visto a la educación como una mercancía, pero, bajo distintas percepciones. Es decir, antes se tomaba en cuenta el impartir “ética” o darle un enfoque humanístico a la enseñanza. Con el desarrollo de la industria, la finalidad de la educación cambió, pasó de ser un fin para la sociedad para volverse un fin para el gran capital, el sujeto que se busca crear es el “ser económico”; ahora las personas son concebidas como una mercancía, como un “factor de producción”. La educación dentro del sistema capitalista siempre ha sido utilizada como un mecanismo de reproducción de las ideas de la clase dominante, aunado a ello tradicionalmente se ha visto a la escuela como un lugar en donde se acude para la cualificación de la mano de obra o dicho en otros términos, acudes a invertir horas de estudio en el perfeccionamiento de tu mercancía: la fuerza de trabajo ya sea intelectual o manual.
La educación es concebida como un mecanismo de escalafón social. Ese tipo de mecanismos fomentan, por ejemplo, el individualismo egoísta (“preocúpate por ti y lo demás que no te importe”); se considera a la educación como un mecanismo de ascenso social en términos económicos mas allá de la importancia de los conocimientos (“si quieres dejar de ser pobre, estudia”); se hace creer a los estudiantes que son una elite social y que no pertenecen al pueblo (existe un proceso de desclasamiento desde muy temprana edad); se exacerban las desigualdades producto de la división social del trabajo a niveles absurdos (un ingeniero puede llegar a ganar hasta 50 veces mas el salario de un obrero de la construcción).
Hubo una época, hace siglos en donde existían sectores de la burguesía que veían a la educación no solo como una mercancía de la cual obtener el máximo de ganancias. En la época del desarrollo capitalista en la que acontecieron revoluciones y luchas sociales de grandes magnitudes, la concepción era muy diferente. Había intelectuales del sistema que consideraban una prioridad el desarrollo educativo, la construcción de escuelas y universidades, el fomento de la profesión de maestro y el desarrollo de un sistema educativo basado en las humanidades, la ciencia, la cultura y nuestras tradiciones. Esto claro esta obedecía a las necesidades de desarrollo industrial y cultural que los intelectuales observaban como un paso necesario para el afianzamiento del sistema capitalista y la cualificación de la mano de obra en nuestro país. Pero dicho periodo ha quedado en la historia, el capitalismo a nivel internacional ha entrado en su fase imperialista decrepita y destructiva donde para sobrevivir tiene que robar hasta el ultimo aliento del pueblo trabajador, su juventud y su niñez. Lejos de las premoniciones de las plumas burguesas y sus teóricos de que el capitalismo solo podía ofrecer mejoras de manera gradual a toda la población, de que con la abundancia de los mas ricos nos tocaría por ende un poco de la misma a los mas pobres, la realidad del sistema es todo lo contrario. Aquello que en el pasado se obtuvo por medio de heroicas gestas de lucha y revolución, hoy están llegando a su fin. Es bajo este contexto en donde se anuncia en México un conjunto de reformas que ponen fin a la mayoría de los aspectos progresistas del modelo educativo en nuestro país y dan pie a un proceso paulatino y permanente de privatización en todas sus modalidades.

Antes de seguir, conviene definir privatización: Delegar responsabilidades públicas a organizaciones o entidades privadas. Estas formas de “delegar” pueden realizarse , por ejemplo la venta de empresas públicas a capitales privados. El proceso de privatización puede ser comprendido en  tres formas complementarias de delegación: prestación pública con financiamiento privado, prestación privada con financiamiento público y privatización total. 

Una de las características fundamentales es el progresivo desmantelamiento del Estado como agencia productora de bienes y servicios y como aparato institucional orientado a garantizar y promover los derechos de la ciudadanía.

La privatización de la escuela pública forma parte de un proceso más amplio de reestructuración de la vida política, económica, jurídica y cultural que caracteriza el desarrollo capitalista contemporáneo. En este caso se produce un abandono (parcial o total) del Estado como el encargado y el que subsidia la oferta educativa en nuestro país.


La defensa radical de la privatización como estrategia de salida a la crisis de los Estados de bienestar (y en Latinoamericana, de los Estados populistas), constituye el eje central de las políticas neoliberales. Desde esta perspectiva hegemónica, privatizar es la condición necesaria e imprescindible para aproximarnos al único ideal de gobierno compatible con la libertad humana: el Estado Mínimo.  Dicho de otra forma, la privatización escolar y la económica forman parte de un mismo movimiento de reestructuración, aunque están regidas por características y mecanismos no siempre semejantes.

A una parálisis y retroceso de las fuerzas productivas, corresponde una parálisis y retrocesos en términos educativos.

Ahora de lo que se trata es fomentar una educación burguesa -al igual que ayer-, pero despojada de su careta humanista, se trata de que cursen cierto grado  escolar y ciertas enseñanzas que cubran con las “competencias” necesarias para operar las nuevas herramientas del capital. Evidentemente, ninguna de las reformas ha mejorado en absoluto la calidad de la educación que se imparte en el sistema escolar, pues siempre se ha partido del mismo dogma: la creencia de que el actual sistema educativo escolar es correcta. 


Como iremos mostrando, los cambios propuestos por esas reformas han dejado intactos los elementos fundamentales de la estructura escolar, incluso parece que para resolver el problema implementan siempre lo mismo: más horas y más días de clase, más años de escuela, más informática, más inglés, es un reflejo perfecto de lo que se han convertido las sociedades (más máquinas, más tecnología, más ganancia, más dinero, más armamento, más policía). Como si la solución a todos los problemas humanos dependiera exclusivamente de aumentar todo en cantidad. Así, de la misma manera en que las autoridades creen que el problema de la violencia y narcotráfico se resolverá con más vigilancia policíaca y militar, y no con programas sociales y una visión más humana sobre el consumo de las drogas; así también creen que se mejorará la educación con más escuelas iguales y no con un cambio de estructura de la educación escolar.

Las reformas al proyecto educativo para América Latina, nos dan a entender que “al deterioro educativo existente se le identifica como una crisis de eficiencia, eficacia y productividad, cuya solución se encuentra en un modelo educativo que tenga como base las “competencias”. Entonces, el problema educativo, específicamente de México no es una cuestión de carácter pedagógico, o de calidad, infraestructura, financiamiento, etc., evidentemente es un problema político que viene desde la clase dominante. La política educativa en México, no cubre las necesidades que demanda la sociedad, pero, reiteramos, obedece a políticas cuyos intereses son los del imperialismo. Son las grandes organizaciones internacionales como el Banco Mundial (BM), Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) entre otras, las que diseñan y obligan a los gobiernos de países “atrasados” a implementar las reformas educativas.


Pero estas políticas ya han causado severos desastres agrandando la brecha entre las clases sociales y entre las escuelas que cuentan con recursos y las que no, al respecto se dice: "Las desigualdades sociales se traducen en disparidades educacionales", resumió Ernesto Treviño, director del Centro de Políticas Comparadas de Educación de la Universidad Diego Portales de Santiago de Chile”. En lo que se refiere a los exámenes estandarizados en Chile los puntajes son mayores mientras más alto es el grupo socio-económico y cultural al que pertenecen las familias de los estudiantes. En lectura, los alumnos de los institutos públicos (municipales) consiguieron 37 puntos menos que sus pares de colegios particulares con financiamiento publico y 119 puntos menos que los de los particulares de pago privado. En matemática, la diferencia es de 30 y de 124 puntos, respectivamente (datos de la  prueba PISA 2009).

En el caso del Reino Unido en donde también se ha venido aplicando esta misma política, las escuelas pasaron a posicionarse en una clasificación por la cual recibieron -o no- inversiones. Como respuesta, muchas de ellas comenzaron a empeñarse en matricular alumnos que eran considerados capaces de garantizar buenos resultados en las evaluaciones, acarreando la exclusión de negros y de niños con necesidades especiales.


La política de Reforma Basada en Estándares esta causando grandes estragos al sistema educativo de USA en términos de deserción escolar. Tanto es así, que el reciente discurso del presidente Obama dirigido a los estudiantes, se centró en un solo mensaje: no abandonen la escuela. Se estima que en 2008, más de 1 000 000 de adolescentes desertaron la escuela en USA y en Texas el número es de 136 000 anual (en Chile la cifra es de 200 000).En estos Estados, como Texas y Florida, los puntajes han subido, pero hay que ver porqué. El costo es alto. La investigación de McNeil, et al, muestra que los alumnos que tienen obstáculos para aprender (los que necesitan más ayuda) y tienen dificultades con las pruebas, abandonan la escuela y quedan los que no tienen dificultades con este tipo de pruebas.

La “Alianza” para la privatización.

La ACE es un acuerdo pactado entre el espurio Felipe Calderón y la horrorosa Elba Esther Gordillo, charro mayor del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), firmado el 15 de Mayo de 2008. 
El modelo educativo de la ACE adoptó el enfoque de desarrollo por competencias (como desempeños medibles y alineados al mercado laboral) y se impuso sin reconocer los avances pedagógicos, sin atender a la formación de los docentes, y siguiendo lineamientos diseñados para otras realidades sociales, educativas y culturales. La reforma educativa esta orientada al desarrollo de competencias y habilidades para “preparar” a los alumnos para la vida y el trabajo, pretendiendo formar seres sumisos y acríticos, adiestrados en operaciones básicas, eficientes, productivos y competitivos, etiquetándolos como productos de calidad. 

Veamos, como distintos conceptos como el modelo de educación conductista, las competencias, los estándares, y otros aspectos que buscan un control social se ponen en evidencia en la ACE.

- Conductismo.- Empleo de procedimientos experimentales para estudiar el comportamiento observable (conducta), considerando el entorno como un conjunto de estimulo respuesta.

Las autoridades se basan en la suposición de que la presión ejercida a partir de mediciones (y su vinculación con los estándares), van a hacer que los profesores enseñen mejor. Basta con ver los resultados de las políticas que han sido implementadas en Chile, que se basan consciente o inconscientemente en esta suposición que sugiere que los profesores y alumnos podrían hacerlo mejor, pero por alguna razón, no quieren hacerlo. Consecuentemente, para que los puntajes mejoren los profesores y alumnos deben ser chantajeados o amenazados. Es decir, el conductismo. La simplificación de los procesos educativos y la abstracción de las condiciones en la cuales ello ocurre, lleva a una lectura inadecuada de la realidad, pues se asume que los profesores y los alumnos de colegios en sectores pobres no quieren enseñar y aprender, mientras que los de los sectores acomodados si quieren enseñar y aprender, respectivamente. Esta sería la explicación de la brecha en los resultados de la prueba ENLACE.
 
Aquí se tiene la imagen del ser humano como un ser racional que se nutre mediante estimulo/respuesta. Pero sale un problema de fondo, con la “teoría de la conducta humana” que plantea que las personas funcionan de acuerdo a la estructura en las cuales están insertas, entonces, si tú quieres tener cambios tienes que hacer cambios en la estructura, y esto funcionando en términos de estímulos y respuestas, premio o castigo, es el que se aplica teóricamente en la ACE. 

Se establece un “modelo” a seguir para todos los estudiantes, que inconscientemente, aceptan y asimilan. Es decir, una vez que se han establecido los estándares, el próximo paso de la gestión será mejorar la calidad de la educación subiendo los estándares. Esto ya lo hemos escuchado: “mejorar la calidad es elevar los estándares”. La meta de la educación se convierte en tener altos estándares. Si hay escuelas que no los logren, como también hemos leído en la ACE, éstas se cerrarán. 

La teoría del aprendizaje desde la economía es el conductismo, donde se tiene la imagen del ser humano como un ser racional que se nutre mediante estimulo/respuesta, basada en una dinámica que ve el funcionamiento de la sociedad y la producción en función de hacer elecciones racionales. Este enfoque va asociado a una teoría del aprendizaje, a una idea de cómo se realiza la educación, a una teoría de la evaluación y una teoría de la conducta humana. 

La lógica de este enfoque es atractiva para muchas personas, puesto que es algo que ya ha sido efectivo en el  ámbito de las fábricas y las empresas. De hecho el Gobierno de USA, reconoce oficialmente que esta lógica de las empresas es la que inspira este modelo de gestión, y en ello radica su ventaja. Es decir, el modelo de la empresa aplicado a la escuela: altos estándares, mediciones de los estándares, incentivos positivos o negativos y rendición de cuentas es lo que conducen al logro de buenos resultados. Significa que se piensa que la escuela es una fábrica. Pero es un error pensar que la materia prima inerte de una fábrica es equivalente a la no trivialidad de los seres humanos. La conducta humana es distinta de los materiales. No todos aprendemos al mismo ritmo, no todos tenemos los mismos talentos, no todos reaccionamos de la misma manera. En tanto que seres humanos no somos productos estandarizados. Esto lo sabemos todos.

El conductismo es parecido al proceso para adiestrar a un animal. Un perro necesita ciertos incentivos para lograr un determinado objetivo, es decir, tiene que recibir un estimulo para dar una respuesta, y necesariamente tiene que esforzarse más para conseguir buenos resultados y el premio le sea entregado. En este caso, de la educación, el aprendizaje se concibe como un factor que producirá un cambio estable en la conducta. 

  - Pruebas y Estándares.- ¿Qué es un estándar y cuál es su función?. Hay aquí muchas distinciones semánticas. Estándar normalmente significa conformar un producto a una norma de fabricación y para que algo se ajuste al estándar, se requiere que el proceso y el resultado no contengan ninguna originalidad. Igualmente debe existir un acuerdo con la manera de medirlo, y la metodología para determinar su grado de excelencia. En ese sentido, se crea el Examen Nacional  del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE), supuestamente para "evaluar el desempeño del docente", sin embargo es absurdo querer implementar una única prueba para evaluar todo el sistema educativo, pues dicha prueba, no considera factores que inciden en el proceso de enseñanza-aprendizaje, como son por ejemplo, las condiciones políticas, económicas, sociales y culturales en donde estudian los alumnos; limitándose, además, a “medir” partes muy reducidas de los temas de estudio buscando sólo medir la capacidad de retención (memorización). La medición por este método es esencialmente individualista, superficial, y además cuenta con preguntas mal formuladas, confusas y con más de una respuesta correcta que distorsiona el resultado, pues al final lo que interesa es el producto y no la comprensión del proceso. Entonces, lo que el estudiante debería haber aprendido no se aprende o se olvida inmediatamente después de los exámenes respectivos.

Además, los maestros son los más afectados por la prueba ENLACE ya que los resultados obtenidos por los estudiantes son para evaluar el desempeño del docente en las aulas, así se permiten castigar a los maestros y maestras con impactos en sus ingresos económicos, recategorización en sus funciones, inclusive, hasta despedirlos de sus cargos. Tal como se señala en documento de la ACE, diciendo que “los resultados de ENLACE tendrán un impacto directo en los ingresos docentes”. Pero, claro, no mencionan que la misma prueba se aplica tanto en el D.F. como en las zonas más pobres del país como Oaxaca, Chiapas, Guerrero, etc. Tampoco se toma en cuenta las condiciones en que vive cada estudiante, algunos no llevan ni un pan en el estomago debido a la carestía de la vida; muchos tienen que caminar varios kilómetros para llegar a su escuela que no tiene techo, no tiene pizarrón, no tiene bancas; otros, tienen que trabajar antes o después de ir a la escuela; algunos ni siquiera saben leer o escribir el idioma español; y a pesar de estos y más obstáculos se les aplica la misma prueba a todos los estudiantes del país. Es decir, son pruebas discriminatorias que no miden la verdadera educación integral. Los resultados de la prueba permiten persuadir la opinión pública de que los maestros son los responsables del supuesto fracaso educativo, con éste discurso buscan desprestigiar al magisterio.

Además de la prueba ENLACE, los maestros todavía tienen que cargar con otro peso sobre sus maltrechas espaldas. Los aspirantes a plazas nuevas y vacantes tienen que lidiar con otra prueba estandarizada, el Examen Nacional de Conocimientos y Habilidades Docentes, que también es un elemento de la ACE. Pero, igualmente, sería absurdo pensar que un examen de aproximadamente 100 preguntas de respuesta múltiple pueda medir la capacidad de enseñanza, pues no es solamente el conocimiento de la materia (aunque es un factor muy importante) lo que caracteriza a un buen maestro, sino también existe la capacidad de explicar conocimientos y crear interés por el contenido expuesto. Naturalmente, estas habilidades no se miden en un examen de opción múltiple, pues, la capacidad de un maestro de explicar cosas tan complejas como un problema matemático, leyes de la economía, procesos sociales, históricos o políticos no se pueden “evaluar” en una pregunta. 


Pero, aclaremos algo, no nos oponemos a los procesos de evaluación, siempre y cuando vaya dirigido al diseño de un verdadero diagnostico del estado que guarda el sistema educativo para ayudar en su mejoramiento, y en medida que se consulte a los profesores, padres de familia, alumnos y sociedad en general; incluyendo, un análisis minucioso de las condiciones políticas, económicas, sociales y culturales de cada región del país; además de las condiciones laborales,  salariales y sociales de los trabajadores. Evaluaciones continuas que lleven a conocer los avances en conocimientos,  habilidades, capacidades y destrezas, tanto de alumnos como de docentes,  para mejorar y perfeccionar el sistema educativo y que contribuya a la erradicación del analfabetismo, la desigualdad, la iniquidad, la injusticia y de todo aquello que contiene y retrasa el progreso del país.

- Competencias.- Conjunto de conocimientos, conceptos y aptitudes para resolver problemas y actividades cotidianas dentro de un contexto determinado. Estas capacidades constituyen también un factor esencial de innovación, productividad y competitividad, y contribuyen a la motivación y la satisfacción de los trabajadores, así como a la calidad del trabajo.

Las competencias resultan esenciales en una sociedad basada en el conocimiento y garantizan una mayor flexibilidad de la mano de obra, lo que le permitirá adaptarse más rápidamente a la evolución constante. Con la ACE, se impulsa un enfoque por “competencias”, pero obviamente, con características empresariales que obedezcan a las peticiones de la burguesía. La competencia sólo apunta a un mundo y una sociedad más conflictiva. Se crea un estudiante que quiera ser el mejor, que generalmente se asocia a obtener el “mejor” trabajo, ganar más dinero, consumir más, tener una “mejor” vida. 

En el proceso educativo, las competencias se construyen en la convergencia de los conocimientos, las habilidades y los valores, para lograr un objetivo que ha sido planificado. El resultado es el desempeño de la competencia entre los demás alumnos, es decir, el que no esté preparado para operar las herramientas del capital, no sirve; lo cual se observa en la evaluación (o prueba) que se describe lo que el alumno está capacitado a desempeñar o producir al finalizar una etapa. 

Es importante destacar el adiestramiento que se brinda en las escuelas en tecnologías de la información y la comunicación, pero claro que no será para formar ingenieros de sistemas ni mucho menos, sino para que los niños y jóvenesestén inmersos desde la escuela en un medio dominado por pantallas y teclados, y respondan positivamente las "ordenes" de una máquina y se adapten a las  modificaciones de los programas virtuales. Como ese es el objetivo básico de la introducción de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), en la escuela, se entiende porque se invierte tanto en máquinas y recursos técnicos pero no en mejorar la infraestructura de los planteles, ni en renovar las bancas y escritorios, ni en contratar nuevos profesores.
 
 La primera vez que se empleó este termino fue en 1992 en los Estados Unidos, cuando la Secretaria de Trabajo de ese país conformó una comisión de expertos que elaboró el documento "Lo que el trabajo requiere de las escuelas. Lo curioso es que el informe es elaborado por la Secretaria de Trabajo y no la Secretaria de Educación lo que muestra desde un principio quién determina la importancia de las competencias. En el mencionado documento se señala que el sistema educativo debe proporcionar un conjunto de destrezas para que los estudiantes enfrenten los retos del mundo del trabajo. Entonces deducimos que  la formación de las personas no es importante, porque ya no es funcional al capitalismo. Ahora deben desarrollarse competencias que favorezcan la adaptabilidad de los "recursos humanos" al mercado mundial. Aqui lo importante son las destrezas y se ataca la función de educación humanistica, cuestionando su papel como transmisora de saberes. 


En pocas palabras, si el mercado laboral se ha hecho flexible la educación también debe ser flexible y adaptable a los requerimientos del mercado de trabajo; ahora solamente será competente aquel "estudiante" que posea los medios necesarios para adaptar continuamente sus conocimientos a las necesidades del mercado; sus resultados deben ser reducidos a "indicadores de desempeño" estandarizados, que midan el grado de adiestramiento ("competencias") que han adquirido los usuarios (estudiantes) para ser competitivos en el mercado capitalista 

Queda claro que los saberes que poco aportan a las competencias básicas, tal y como las definen los empresarios capitalistas, son considerados como inútiles o incompetentes. Es lógico pensar que dentro de esos saberes inútiles se encuentren todos aquellos que contribuyen a una formación integral y crítica de cualquier ser humano, entre los cuales deben estar la filosofía, la historia, la literatura, la geografía, la sociología y otras áreas semejantes del conocimiento. Finalmente, lo que se busca es la formación de expertos muy competentes en su restringido campo de conocimiento, pero con la condición de que sean analfabetos políticos

Efectos en la calidad de la educación. 

Con la implementación de la ACE, el gobierno a través de la SEP, diseñó un programa estratégico de formación de generaciones de niños y jóvenes dóciles, acríticos e irreflexivos; es decir,  una gran reserva de recursos humanos disponibles para ser víctimas de la más humillante dominación y explotación por el gran capital, redefine el enfoque educativo para que el currículo deje de orientarse exclusivamente en los contenidos que tienen que ver con nuestra historia, la ciencia, la tecnología, la ética, la filosofía, la lógica y todas aquellas disciplinas de formación integral y humanas, que resultan inconveniente a intereses y requerimientos laborales que demandan los la élite empresarial. De ahí que la ACE establece el “Acuerdo para impulsar la reforma de enfoques, asignaturas y contenidos de la educación básica, así como la enseñanza del idioma inglés desde preescolar”. Al desaparecer aéreas importantes del conocimiento y la formación humanística (Filosofía. Ética, Lógica, Humanidades), desconoce la importancia de una educación basada en los resultados del progreso científico, que abata la ignorancia y sus efectos nocivos como las servidumbres, los fanatismos y los prejuicios, con esto las generaciones se convierten en sujetos individualistas, acríticos, anti analíticos e irreflexivos, susceptibles de sobrevivir en la condición de servidumbre, sin mayores ideales de fraternidad, igualdad, tolerancia y respeto a la dignidad humana.
Entendamos que la calidad de la educación es algo más que el puntaje de una prueb. Podemos afirmar que la política de la ACE tiene un efecto negativo, y la razón es conocida por todos: lo que no entra en la prueba, no se enseña y lo que no se enseña, no se aprende, que precisamente , es lo más importante de la educación: la formación ética, intelectual, emocional, artística, el pensamiento lógico, la creatividad, etc, es decir todo lo que realmente interesa. Veamos que reduce el aprendizaje en términos: a) de contenidos (menos contenidos considerados), b) de reducción de ámbito de aprendizaje, pues es disciplinario y especializado, c) de profundidad, pues se orienta a enseñar a responder a pruebas, y no a aprender la materia. Estamos construyendo una sociedad jerarquizada y de pasadores de pruebas. 

Está declarada la asimilación de las escuelas a las fábricas en su funcionamiento, lo cual trae como supuesto terrible que los seres humanos somos como materia prima. 

La economía aplicada a la educación es algo que viene de mediado de los sesentas, pero que toma mucha fuerza en 1983 en Estados Unidos con la publicación de “Una Nación en Peligro”, donde se hace un balance de la educación y se le atribuye a la educación la pérdida de competitividad en esa época; coincide además con un período de estancamiento e inflación. En este libro, escrito fundamentalmente por economistas, se propone cambiar el modelo de hacer educación, se echa la culpa a los profesores, a su formación etc. Tres años después Estados Unidos inició otra guerra, se mejoró la economía y nadie se disculpó con los profesores por el diagnóstico  equivocado; esto se explica porque Estados Unidos es una economía de guerra, el motor de su economía se fundamenta en la producción de armas. Esto, dejó instalado el principio de que la economía debía regir la formación de políticas en materia educativa. Año y medio después, convocó a una conferencia de ministros de educación de  la OCDE, todas estas reuniones tenían por título: “Una Educación de Calidad”, instalándose el concepto de “educación de calidad” y calidad entendida desde los principios de la economía empresarial.


Desaparecer el normalismo.

Las autoridades utilizaron en hecho de que el 67% de los aspirantes reprobó el examen del 2008 para atacar a las normales cuestionando su eficacia. El Gobierno federal  y el SNTE proponen eliminar las normales y restringir la contratación de profesores a los egresados de estas. En particular, el adefesio de Elba Esther ha sido el peor ser que expresa el odio hacia las normales (rurales en especial), al declarar en una ocasión que; “¡No es posible seguir formando docentes cuando no hay mercado de Trabajo! Queremos que las instituciones que hasta hoy eran normales sean instituciones para técnicos…”, aunque es contradictoria su declaración ya que el rezago educativo en el país es evidente, con más de 6, 000,000 de analfabetos, y en muchos casos los profesores dan clases con más de 50 o 60 alumnos, e incluso se han cerrado escuelas por falta de maestros. 

La hostilidad de las autoridades hacia las normales es en el sentido político, ya que estas escuelas albergan entre sus paredes ideas educativas, progresistas y revolucionarias que van totalmente en contra a los criterios capitalistas del gobierno. A partir de esta contradicción ideológica, el gobierno mandatado por los grandes organismos internacionales ha implementado una postura totalmente represiva y sin capacidad de diálogo con los normalistas. Un caso particular los representan en el normalismo rural al que prácticamente desde su creación, han sido víctimas de actos de autoritarismo y represión, tal es el caso del violento ataque y desaparición de la normal rural de “El Mexe”, en Hidalgo; a la normal de “Mactumactza” en Chiapas y más recientemente, el asesinato de los normalistas de “Ayotzinapa”, en Guerrero. Pero, bien lo dicen: “Mientras la pobreza exista, las normales rurales tendrán razón de ser”, y precisamente esto dicen los normalistas en su consigna “¡A las normales rurales, las quieren desaparecer, nosotros con lucha y sangre las vamos a defender!

Afectaciones laborales.

La solución de la ACE ante la problemática de tener “tantos maestros”, es semejante a la solución de un empresario dueño de una fábrica buscando mayor producción y menores costos, aumentar la plusvalía relativa (incremento del ritmo de producción) y la absoluta (ampliación del tiempo de la jornada). Así, exactamente lo aplican con los profesores en la ACE, con “Escuelas de Tiempo Completo” y “Jornada Ampliada”, con el “Programa Vacacional” que plantea trabajo docente durante las vacaciones y la “Escuela Siempre Abierta” que plantea la participación de los maestros en actividades fuera de su horario laboral normal.

Otra manera de “ahorrar” es eliminar los puestos de trabajo con derechos laborales. En el año 2000 existían 1,855,182 profesores para el final del ciclo escolar del año 2010 solo existían 1,164,686. En 10 años se perdieron 690, 496 plazas. Se ha privilegiado la contratación de nuevo personal bajo el código 23 el cual es un modelo de empleos temporales en el que no generas antigüedad y en el cual estas a disposición, en suma no gozas de derechos laborales. Sumado a ello habrá que decir que a partir de la ACE no es necesario ser docente de profesión, ni haber tenido estudios de pedagogía, basta con tener una licenciatura o maestría en cualquier área  y pasar el examen para ser profesor. Esto obliga a competir no solo entre maestros, a esto hay que sumarle la gran cantidad de personas que cuentan con una licenciatura cualquiera que esta sea.

Otro aspecto que remarcar son los cambios en la Carrera Magisterial, que en su más reciente encarnación, el Acuerdo para la Reforma de los Lineamientos Generales del Programa Nacional de Carrera Magisterial de mayo de 2011, establece que la evaluación de los maestros para recibir “estímulos” depende en un 50% de los resultados de sus alumnos en la prueba ENLACE, con los efectos nocivos que ya hemos señalado. El 20% corresponde a cursos de actualización, contribuyendo directamente a la privatización de la educación, ya que estos cursos se desarrollan tanto en instituciones privadas como públicas. Y el 30% restante corresponde al supuesto “desempeño profesional”, que principalmente (el 20% del total) son tareas que los profesores son obligados a realizar fuera del horario de clase en contra turno o los sábados y los domingos, según los caprichos de los directivos educativos, con el 10% restante dividido entre evaluación de sus planes de estudio (5%) y apenas 5% por antigüedad. 

Por otra parte, con la ACE se viola las relaciones contractuales y la asignación de plazas de los maestros, que durante muchos años y por derecho normativo se asignaba a los egresados de las escuelas normales rurales y urbanas en plaza inicial sin dueño  y posteriormente a los 6 meses un día se asignaba en código. Hoy, se impone el “Examen Nacional de Asignación de Plazas Docentes” y de promoción con contratos temporales que no rebasan los 6 meses de vigencia laboral. Ante esto, la SEP, amparado en el Art. 18 del Reglamento de las Condiciones Generales de Trabajo del Personal, que establece “La Secretaría podrá remover a su arbitrio, todo trabajador de nuevo ingreso, antes de que cumpla seis meses de servicio a partir de la fecha de su nombramiento”, hace inalcanzable para todo concursante a la plaza docente la permanencia definitiva en el empleo y sujeto de múltiples arbitrariedades en sus prestaciones salariales y seguridad social por parte del patrón dada su condición de inestabilidad laboral.

Alerta en las universidades publicas.

Ante este escenario de modificaciones en los niveles básicos,  se opero hace poco la Reforma Integral a la Educación Media Superior (RIEMS) la cual es la versión de la ACE para todo el nivel bachillerato a nivel nacional. Según datos de la SEP casi el 95 de las escuelas de nivel medio superior ya vienen trabajando sobre el modelo de la RIEMS. Ahora corresponderá el siguiente ataque contra las Universidades Publicas a nivel nacional las cuales ya estaban en la mira desde hace décadas. Una consecuencia natural del proceso de modificaciones en el conjunto de la educación obligara a las universidades a tener que replantear de la misma forma todo un esquema, en el cual el índice de reprobación en los exámenes de ingreso tendera ir a la alza  debido a que las “competencias” de los niveles básicos no son suficientes para una nivel universitario. En el mismo sentido y debido al tronco de estudios las carreras referentes al área de humanidades tenderán a desaparecer como ya ha venido ocurriendo. Veremos como de nueva cuenta se plantea un modelo de universidad al estilo gringo donde es totalmente privada y a donde solo accede una ínfima capa de la población, y aquellos de escasos recursos que logran una beca, viven pagando gran parte de su vida la beca a la universidad que les dio el financiamiento para continuar sus estudios. En este ataque el cobro de cuotas exorbitantes estará de nueva cuenta en el orden del día de los rectores.

¿Existe alternativa?


Una de las primeras tareas es echar abajo en su totalidad la ACE y las reformas a la Ley General de Educación aprobadas recientemente. Sin lograr esto estaríamos condenando a toda la niñez, la juventud y a nosotros mismos a un futuro por demás sombrío y ensordecedor. Desde nuestro humilde punto de vista la unidad del magisterio democrático con el normalismo rural y urbano bajo un plan de acción definido y acordado de forma unitaria es un primer paso. Tal vez  lo segundo seria accionar de manera inmediata y contundente, ya que los tiempos juegan en nuestra contra, un tercer paso podría ser buscar la mayor solidaridad y apoyo posible entre alumnos, padres de familia, organizaciones, sindicatos, colectivos, organismos de derechos humanos, estudiantes universitarios, organizaciones campesinas y todo el pueblo trabajador en general, para enlazar nuestras demandas, movilizaciones y consignas para construir un sola lucha contra este régimen de miseria, opresión y explotación

Se pone en evidencia que las reformas educativas llevadas a cabo por la burguesía no tienen otra alternativa más que arrancarlas de raíz para que nunca vuelvan a aparecer. Ante este ataque a la educación en todos sus sentidos como lo es la ACE y las reformas educativas en general la única solución viable es avanzar hacia una nueva educación crítica, científica y emancipadora que nos conlleve al pensamiento crítico en vez de memorización, que combinemos la teoría con la práctica y viceversa, en crear centros educativos que sirvan al hijo del obrero y campesino, que se participe de manera democrática en la administración de la educación y se valoren las condiciones objetivas y subjetivas para llevar a cabo cambios estructurales que sean benéficos para todos. Claro, esto no será posible sin antes echar atrás todos estos impactos a la enseñanza. Sin unidad y una organización fuerte, no será posible llevar a cabo la movilización de manera contundente para hacerle frente a las iniciativas de la clase en el poder, esta será la única alternativa para generar un cambio verdaderamente cualitativo en la educación.

3 comentarios:

Abel Estrada Guadarrama dijo...

México no tiene memoria; los mexicanos se han dejado hipnotizar por el discurso político, por la voz empalagosa de "tú me importas". Estamos somnolientos; nuestra constitución ha sido violada, destrozada, acomodada a intereses privados; los derechos que logró la revolución se están perdiendo, y como sociedad mexicana, no relacionamos, y muy al contrario, atacamos a quienes nos defienden; y besamos la mano de las sabandijas que dieron muerte a los estudiantes del 68, a los estudiantes normalistas de guerrero; alabamos también a quienes han borrado del artículo 3o de la constitución el derecho a la educación gratuita!

Abel Estrada Guadarrama dijo...

!

El Comienzo dijo...

Gracias por el comentario. Saludos combativos